Now Playing Tracks

Moore: …hay un orden natural en este mundo y aquellos que quieren modificarlo no terminan bien. Este movimiento nunca sobrevivirá. Si te les unes, tú y toda tu familia será rechazada. Como mínimo existirás como una paria, para ser escupido y golpeado. Como máximo, serás linchado o crucificado.
¿Y para qué? ¡¿para qué!?…
No importa lo que hagas, nunca llegará a ser más que una sola gota en un océano sin límites.

Adam: …pero ¿qué es un océano sino una multitud de gotas?

Cloud Atlas http://www.imdb.com/title/tt1371111/

No hace falta saber lo que alguien hace
para saber si es su vocación,

basta observarle los ojos;
un cocinero preparando una salsa, un cirujano

preparando una incisión primaria,
un oficinista extendiendo la factura de un envío,

tienen la misma expresión arrobada,
con olvido de sí mismos en una función.

De las habilidades del artesano….

W. H. Auden / Horae Canonicae, "Sext" (1954). Citado por Sennett en El Respeto, 2009 pp. 92-93

Mr. Billings, sabio bibliotecario de Washington, agobiado por la tarea de clasificar miles de folletos, en donde, con diverso estilo, dábanse a conocer casi los mismos hechos, o se exponían verdades ya de antiguo sabidas, aconsejaba a los publicistas científicos la sumisión a las siguientes reglas: 1.ª, tener algo nuevo que decir; 2.ª, decirlo; 3.ª, callarse en cuanto que dicho, y 4.ª, dar a la publicación título y orden adecuados.

EN: Ramón y Cajal, Santiago. Reglas y consejos sobre investigación biológica. Imprenta de Fortanet, 1899.

Versión disponible en la Biblioteca Digital Hispánica.

Visto también en Centro Virtual Cervantes que recoge otra versión y otros escritos de S.R y Cajal.

Si te ha ocurrido que has perdido tu sharismo por culpa de una mala configuración educativa o cultural, no es fácil recuperarlo. Pero no es imposible. Un ejercicio continuo puede llevar a una total recuperación. Puedes ver el sharismo como una práctica espiritual. Pero tienes que practicar todos los días. De otro modo, podrías perder el poder de compartir. Para siempre.

Isaac Mao. Sharismo: Una revolución de la mente

Traducción de E.Quintana. Grupo Nodos Ele

Actualmente, no alcanza con aprender conceptos, se hace necesario, como señala la UNESCO, “aprender a aprender”, “aprender a hacer”, “aprender a hacer con otros”, “aprender a ser” y “aprender a vivir juntos”, que no es poco…
Huberman, Susana (2005). Cómo se forman los capacitadores : arte y saberes de su profesión. Buenos Aires, Paidós. pág. 22
Ay, que sería de nosotros sin la ignorancia. Pasé por alto que no tenía ni idea y me lancé a crear una página web. Primera casualidad: fue una decisión voluntaria; segunda casualidad: no había voluntad institucional; tercera casualidad: no hubo marketing. Me gustaría sustituir la palabra casualidad por acierto, pero mentiría. Fue un acierto pero llegó por casualidad. Empezamos a jugar con el convencimiento de que no ibamos a romper nada, que no nos iban a exigir nada, que nos lo íbamos a pasar bien y que, a lo mejor, sacábamos algo aprovechable. ¿Habeís oido hablar de los procesos innovadores? Os acabo de describir uno.
La soledad del navegante de cabotaje, por Fernando Juárez. Web Social para profesionales de la Información, Mayo 2008
..las decisiones que tenemos que tomar a diario tienen un componente bastante bajo de productividad creativa, porque hemos desactivado nuestras vías de intercambio (“sharing paths”). Por lo general, a la gente le gusta compartir lo que ha creado, pero en una cultura que les dice que protejan sus ideas, la gente empieza a creer en el peligro de compartir. Esto lleva a una degradación del sharismo en la forma de pensar de la gente y a que no se fomente en la sociedad. Pero si somos capaces de animar a alguien a compartir, entonces sus vías de intercambio se abrirán. El sharismo estará presente en su mente como recuerdo y como instinto. Y si en el futuro esta persona debe enfrentarse a una opción creativa, elegirá la opción “Compartir”.

Isaac Mao. Sharismo: Una revolución de la mente

Traducción de E.Quintana. Grupo Nodos Ele

We make Tumblr themes